AVIPORTO S.L.

PRODUCIR LO MISMO ... NATURALMENTE!

Nuestra empresa inició su actividad a principios de los años 90 con una granja de pollos. Tenía entonces dos naves de engorde y los residuos que producían los animales era muy valorado entre los agricultores de la zona, en donde tenía una buena acogida. Teníamos un producto, el abono, que interesaba a nivel agronómico, pero que no tenía salida más allá  de su entorno, así que buscamos la manera de transformar este abono en un producto estable que se pudiese comercializar en toda la península.

En una visita a Holanda, vimos como transformaban el abono en un producto higienizado, sin patógenos y que reducía las emisiones de amoníaco a la atmósfera. Con esta idea, iniciamos un proceso para crear una planta de fabricación de abono orgánico a partir de gallinaza. Empezamos a funcionar en 1999 con un proceso basado en deshidratar y granular el abono que generan los pollos.

En cuanto a la trazabilidad del producto, la planta al principio funcionaba solo con abono producido en nuestras naves, que hoy en día son 10, cada una de ellas con capacidad para 25000 pollos, pero pronto aumentó la demanda de abono, por lo que otras granjas avícolas empezaron a enviar sus residuos a nuestra fábrica. Nos dedicamos también a suministrar la cama de cascarilla de arroz para granjas, y a algunos clientes le retiramos posteriormente el abono.

El proceso se inicia con la recepción del abono en los silos de maduración en el que permanece en torno a 15 días, para a la cadena de producción en donde se homogeiniza, saca la humedad y se granula para envasarlo finalmente, listo para su utilización en el terreno manualmente o con abonadora.

Producimos en torno a 2500 Tm de abono anuales, con un crecimiento progresivo a lo largo de los años. El mercado del producto, con su correspondiente autorización ecológica, se extiende por España y Portugal en todo tipo de cultivos, tanto hortícolas en invernaderos y al aire libre, como frutales, viñedo o cultivos extensivos. También es usado en jardinería y en procesos de restauración vegetal, como la mina de As Pontes.

Según diversos ensayos en distintos cultivos, se destaca que contribuye a mejorar las propiedades biológicas del suelo, aumenta su materia orgánica, desbloquea minerales y además fertiliza los cultivos.

Entre las últimas novedades, acabamos de dar un paso más en la valorización del abono de pollo. Instalamos una caldera de biomasa que se nutre del propio abono generado por la planta. Suministrará calor para un proceso de presecado del abono a través del suelo radiante y también cubrirá las necesidades de parte de las naves de cría, con lo cual se reducirán los gastos de propano y gasóleo.

Queremos conocer su opinión sobre este negocio

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × tres =