Consorcio ecológico, crear sinergias para expandir el producto bio

By Gloria Martínez @GloriaMartinezS

consorcio
De la unión de productores ecológicos, preparados para ofrecer una amplia gama de productos de calidad, elaborados con ganadería, viñedos y olivos propios, que aúnan experiencia, saber hacer y tradición, nace una ecofamilia de productos tradicionales de La Rioja, un consorcio ecológico de exportación. 

Almazara Riojana (empresa familiar creada en el año 2008, dedicada a la elaboración de aceite de oliva virgen extra), Embutidos Luis Gil (productos procedentes de una larga tradición familiar y de su propia ganadería 100% ecológica, criada en libertad) y Viñedos Ruiz Jiménez (fundada en 1998, la familia cultiva 70 hectáreas de viñedo propio) integran Flavours and Colours of Biodiversity, un consorcio ecológico de exportación que cobró forma en el año 2014.

Estas tres empresas familiares riojanas exportaban la mayor parte de su producción. A raíz de un concurso puesto en marcha por el Gobierno de La Rioja se unieron. Colaborar para exportar con más fuerza.

Sin título

¿Cómo funciona un consorcio ecológico de exportación?

Juan Manuel Zorzano, el Export Manager de Flavours and Colours of Biodiversity, cuenta a ECOMMUNIA que hicieron un estudio y eligieron unos países en los que centrarse: Alemania, Dinamarca, Suecia, Noruega, Francia, Reino Unido, Austria… En cada uno de ellos trabajan intensamente unos cuatro meses. “A raíz de 2016, de Agroalimentaria se decidió incluir a España, ya que se ha visto que el mercado está aumentando y también nos plantemos España como cliente potencial”, indica Zorzano.

Un trabajo laborioso que no es fácil. Una de las principales trabas, como cuenta el Export Manager de esta ecofamilia, es que en su caso son productos con un claro componente tradicional español: “Estos procesos de introducción de una marca nueva, en tantos países a la vez, es complicado y lleva su tiempo. Hacen falta años y más con productos tradicionales. Es cierto que hay consumidores ecológicos que en muchos casos lo hacen por salud, y deciden que no toman alcohol o que descartan la carne, con lo cual ya eliminaríamos uno o dos productos del consorcio”.

Otra dificultad es que hay clientes que les exigen nombre en español y un diseño más tradicional “pero se pensó para exportar y  por otra parte, el que cree controversia no es malo, se acuerdan de ti; el objetivo es que los tres productores vendan, si es con la marca Flavour mejor pero si no, pues por separado”.

chorizo

Un consorcio ecológico de exportación, ¿qué ventajas tiene?

Zorzano nos enumera las tres principales ventajas que supone para una pequeña empresa productora formar parte de un consorcio de estas características. A saber:

  • Reducción de costes.
  • Optar a subvenciones a las que solo llegas si eres una empresa de gran tamaño.
  • Compartir información.

Para que ello funcione, es importante que las empresas sean afines para que el flujo de información funcione y así la networking se vaya ampliando. Donde más oportunidades ven es en los grupos de consumo, aunque reconoce que no es fácil localizarlos.

aceite

La calidad, la gran baza para competir

En la conversación mantenida con Juan Manuel Zorzano sale a relucir en varias ocasiones el tema de la calidad de los productos ecológicos. La importancia de que se sometan a un estricto control. “No sé si aquí en La Rioja son más estrictos que en otro lado pero es cierto que los controles son muchos. Al ser una comunidad que solo tiene el sector del vino, agrícola, algo de calzado y poco más, el Gobierno está haciendo una apuesta fuerte por el tema agroalimentario y para intentar asociar los productos de aquí con productos de calidad. Por eso son muy estrictos con los controles a los productos ecológicos porque, teniendo en cuenta el tamaño de las empresas riojanas, si quieren competir ha de ser en base a la calidad. No te regalan el certificado”, asegura Zorzano.

Flavours and Colours of Biodiversity están registrados como empresa comercializadora. Les hacen los controles pertinentes a las tres empresas productoras y, luego, a el consorcio ecológico toda la inspección correspondiente de facturas, pedidos…“Me parece muy bien pero me gustaría saber si en todos los sitios son igual de estrictos. No sé cómo lo harán en otras CC AA. No en todos los países europeos es igual y en otros continentes ya ni hablamos. En países del norte de África es más complicado controlar las prácticas, por ejemplo del aceite. Son países que en muchos casos están en guerra o la han pasado hace poco. ¿Quién se encarga de controlar la calidad con gobiernos fallidos y/o corruptos? Y gran parte de ese aceite va para Italia y te preguntas en qué condiciones”, afirma Juan Manuel.

Nos cuenta el caso del aceite que ellos ofrecen: “La almazara es pequeña y el cien por cien de la materia prima suya; si quisiera lo tendría todo vendido para Italia pero sabe que ese aceite lo mezclarían con otros de calidad menor para llegar a un cierto nivel que les permita comercializarlo como un virgen extra ecológico… Los italianos saben darle más valor a lo que venden. Nuestra baza es la calidad.”

Sin título

Cómo mejorar el futuro del mercado ecológico

El consorcio ecológico está abierto a otros productos aunque ahora los esfuerzos principales los dedican a consolidar la marca. Algo que saben que no será de la noche a la mañana. “Estos procesos de introducción de una marca nueva, en tantos países a la vez es complicado y lleva su tiempo”, afirma el Export Manager de Flavours and Colours of Biodiversity.

Pero confían en que los consumidores sigan manteniendo la tendencia al alza en cuanto a productos ecológicos se refiere: “La tendencia será ir buscando productos más sanos, tenemos más consciencia de lo que comemos, ascenderán el consumo de productos ecológicos pero, falta ver si la situación económica permitirá comprarlos”.
Tener en cuenta el factor precio y ver cómo se puede ajustar a la situación económica de cada país, es un aspecto a considerar para mejorar el futuro del mercado ecológico.
Otro, para Juan Manuel Zorzano es cómo las grandes cadenas de alimentación planteen la oferta de los productos bio. Muchas optan por establecer puntos de venta exclusivamente de productos ecológicos. Algo que para él es un error: “Si alguien ha empezado a adquirir productos más sanos y, por ejemplo, al lado de un chorizo convencional ve el de Luis Gil, puede que por un euro más lo adquiera. Que un consumidor convencional se pare en la sección bio es más complicado. Es mejor, como hacen en Alemania, mezclar los productos y destacar en el lineal los ecológicos”.

Trabajar entre todos para que los productores ecológicos puedan vivir dignamente de ello y para que comer sano sea un derecho, y no un privilegio

vino

 

Buscar en ECOMMUNIA

Categorías Blog

Suscríbete al Blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este Blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.